Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Noticia

10/08/2011

LA IMPORTANCIA DEL DEPARTAMENTO DE CONTABILIDAD

En la edición del día 21 de Julio del año en curso en la columna punto de vista, se publicó un artículo con el título “Eliminar el Área de Contabilidad” que realmente, tal como lo suponía el autor, me llamó poderosamente la atención en mi condición de Contador Público (*), tanto por su contenido, como por quien lo escribe, que como se anota en la referida publicación es un ingeniero “consultor de empresas en reingeniería y sistemas de información” y, por tanto, desconoce que la Contabilidad es una disciplina conformante de las ciencias sociales que es de fundamental importancia en el desarrollo de las actividades económicas de todo ente público o privado y que dirige su accionar al análisis y medición de los hechos económicos y financieros que se manifiestan en las operaciones que realizan dichos entes, así como al control de estas operaciones a efecto de evitar errores u omisiones en la información.

La contabilidad aplica un conjunto de procedimientos o sistemas para acumular, procesar y emitir información útil para la toma de decisiones; tiene como base la aplicación de principios de contabilidad generalmente aceptados y las normas internacionales de contabilidad, tal como lo precisa el artículo 223 de la Ley General de Sociedades. Estas normas, así como las interpretaciones contables son emitidas por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) que es un organismo independiente multinacional en donde concurren profesionales de la contabilidad de casi todos los países de los diversos continentes, y, que a la fecha, vienen emitiendo las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) que conjuntamente con las Normas Internacionales de Contabilidad y sus interpretaciones son de aplicación en el país, después de haber sido estudiadas y aprobadas por el organismo nacional, rector de la emisión de normas contables: El Consejo Normativo de Contabilidad y su órgano ejecutor: La Contaduría Pública de la Nación.
 
Por ello, no es extraño que un profano de este saber proponga que las labores de conciliación bancaria y análisis de las cuentas por cobrar y pagar las debe realizar la tesorería; el costeo de producción, la planta; la provisión de las compras el almacenero cuando las recibe, y, en forma osada, afirma que estas operaciones se pueden “contabilizar” sin tener que digitar cuentas contables y por tanto los empleados responsables de dichas áreas “no tienen que conocer de contabilidad”. Aduce, ignorando la problemática del control, que basta tener un sistema informático integrado en el que los empleados, sin tener necesidad de conocer contabilidad, registren todas las operaciones una sola vez en dicho sistema, probablemente de su autoría.
 
Es necesario enfatizar que la Contabilidad no es simplemente un registro de información, que por cierto constituye una tarea de la disciplina contable, para lo cual se vale de una diversidad de programas informáticos dado que el registro de la información contable se dá en todas las áreas de la empresa siendo que toda operación, conlleva la aplicación de dos o más partidas: unas deudoras y otras acreedoras; es lo que constituye el concepto de partida doble que el contador conoce. De allí resulta la importancia del área de Contabilidad de una empresa que, dependiendo de su tamaño y complejidad de sus operaciones, debe ser manejada por los contadores, porque son ellos, los que tienen la preparación adecuada para el ejercicio de esta importante disciplina.
 
 
(*) CPC Humberto Olano Flores – Ex miembro del Consejo Normativo de Contabilidad